Todo lo que siempre quiso saber sobre Certificados Energéticos y nunca se atrevió a preguntar

Buenos días a todos. Hoy vamos a dar respuesta a una serie de preguntas sobre los certificados energéticos de edificios. Lo haremos intentando evitar en lenguaje técnico.

Etiqueta de calificación energética
Etiqueta de calificación energética.

Certificación, certificado energético, calificación energética, etiqueta…

Primero de todo vamos a aclarar algunas cuestiones. A veces hablando rápido se puede confundir el uso de los términos. Sobre todo porque de cara al usuario al final lo que importa es el “resultado”.
  • La calificación energética es el cálculo que mide si la energía se usa de forma eficiente.
  • El certificado energético incluye la calificación energética. Pero además una serie de datos administrativos y estadísticos. Y como todo certificado incluye una firma. En este caso de un técnico competente.
  • La etiqueta muestra con una escala gráfica y con números el resultado obtenido de la calificación energética.
  • Y la certificación es todo el proceso por el que se obtiene el certificado energético.

¿Es obligatorio el certificado energético?

En España, desde el año 2007 los edificios de nueva construcción debían poseer certificado energético. Y desde junio de 2013 es obligatorio tener el certificado energético para todos los edificios o partes que se quieran vender o alquilar.

¿Quién hace el certificado energético?

Según se indica en el RD 235/2013 les técnicos competentes son: arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros e ingenieros técnicos.

¿Qué mide la calificación energética?

El cálculo de la calificación energética tiene en cuenta varias cosas:
  • El clima donde se encuentra el edificio. Por ejemplo si es un clima frío o cálido.
  • El lugar donde está construido.  Por ejemplo si recibe mucho sol o está a la sombra.
  • La ventilación. Si el aire del interior se nos escapa al exterior.
  • La piel del edificio. Es decir, si tiene un buen aislamiento térmico.
  • Las instalaciones. Si son apropiadas y eficientes para que dicho edificio tenga unas condiciones de confort.
  • El tipo de energía usado. Siempre es mejor que la energía necesaria provenga de fuentes renovables. También hay fuentes de energía que contaminan menos que otras.

Pero si cada persona tiene unas condiciones de confort, ¿cómo se tiene en cuenta?

Cada persona tiene unas condiciones como temperatura y humedad en el aire donde se siente cómodo. Sin embargo, para poder comparar se han establecido de forma reglamentaria unas condiciones concretas. Es la única forma de poder comparar.

Ya, pero mi casa es muy fresca en verano y nunca pongo el aire acondicionado

En principio los cálculos actuales de calificación energética no tienen en cuenta esta situación. Por decirlo de alguna manera rotunda “no se lo creen”. Y si vives en un clima cálido presuponen a la fuerza que vas a poner algo el aire acondicionado. Y hacen los cálculos en consecuencia.

En mi zona los veranos son frescos. Pero yo tengo un aire acondicionado porque me gusta el frío. ¿Ocurre algo?

Pues la calificación energética te sanciona energéticamente. Entiende que en un verano suave no requiere un aire acondicionado. Si lo pones estás derrochando energía. Y baja tu calificación energética.

¿Qué pone en la etiqueta?

La etiqueta energética muestra el resultado de la calificación. Lo hace de dos formas:

  • Una escala gráfica donde la letra A son las viviendas más eficientes, y la G las menos eficientes. Son las llamadas clases energéticas.
  • Unos valores numéricos que muestran exactamente el consumo de energía  y la cantidad de emisiones de CO2

¿Qués es el consumo de Energía?

El consumo de energía se muestra en kW·h/m2·año. Los kilovatios hora (kW·h) es la cantidad de energía consumida. Es por ejemplo la medida en la que mide el consumo en las facturas de la luz. Los metros cuadros año (m2·año) lo que indican es que ese consumo total es por un metro cuadrado y durante el tiempo de un año.

¿Qué son las emisiones de CO2?

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) se miden en kg·CO2/m2·año. Es decir, los kilogramos de CO2 que genera un metro cuadrado durante un año para mantenerlo en condiciones de confort. Se mide la emisión de CO2 porque es el CO2 es el principal gas de efecto invernadero. Y es una forma de poder comparar el impacto de diferentes sistemas y tipos de energía.

¿Y por qué medir dos cosas? ¿no basta solo con el consumo de energía o con las emisiones de CO2?

Porque realmente están midiendo dos cosas distintas y útiles. Cada edifico tiene una demanda de energía para alcanzar las condiciones de confort.
  • El consumo mide la energía necesaria para llegar a las condiciones de confort. Y tiene en cuenta la eficiencia de los sistemas empleados. Unos ejemplos para verlo más claro. Una casa de montaña mal aislada necesitará consumir más energía para estar caliente que una casa que esté muy bien aislada. Una casa en verano que tenga un aire acondicionado viejo gastará más electricidad que otra casa igual pero que haya comprado un aire acondicionado más eficiente.
  • Las emisiones de CO2 lo que analizan es cuantos kilogramos se producen. Porque hay fuentes de energía son más sucias y generan más CO2 que otras. Por ejemplo, tenemos unos radiadores eléctricos. Pero la electricidad puede provenir de aerogeneradores, o de quemar carbón. En este último caso al quemar carbón se produce mucho CO2.

Pero entonces ¿una casa con letra A es siempre la mejor casa?

Sí, pero desde el punto de vista de la calificación energética. La etiqueta nos permite comparar rápidamente entre diferentes casas.  Pero no se mide el coste del edificio ni el precio al que el usuario compra la energía. En cualquier caso, como todos sabemos, cuanto más eficiente es algo, menos coste de mantenimiento tiene.

¿Cuáles son las letras normales para una casa?

No nos debemos asustar al conocer la letra de nuestro edificio. Es una medida informativa. Que debe ayudar al comprador a decidirse o al propietario a mejorar la eficiencia para ahorrar energía y dinero.
  • Casas o edificios anteriores a 2007 seguramente tengan una calificación energética por debajo de la D. Es normal porque la ley por aquel entonces no exigía mucho aislamiento térmico. Seguramente también tengan las instalaciones viejas y poco eficientes.
  • En 2007 entra en vigor el CTE (Código Técnico de la Edificación). Aunque no lo diga en ningún sitio, en principio un edificio hecho según el CTE debe tener una letra D.
  • En unos pocos años todavía se exigirá más. Y por ley se establecerá una letra mínima.

¿Y por qué algunas casas que parecen peores tienen mejores letras?

Digamos que la calificación energética mide la energía que necesita una casa concreta en un lugar concreto. Aunque las casas parezcan iguales seguramente no lo sean. Puede que una tenga unos sistemas de acondicionamiento mejores que la otra. O puede que una reciba mucho sol en verano y la otra no.

Conozco una casa con letra A y quiero una igual en otro sitio

Puede que sea una mala idea. Imaginemos que podemos trasladar una casa con todas sus instalaciones de una zona cálida a una zona fría. Podremos ver que la calificación energética en esa casa cambia. Y seguramente empeore. Es probable que una casa y unos aparatos bien preparados para soportar el calor no funcionen bien en una zona muy fría. Nos faltaría calefacción y sobraría aire acondicionado.

¿Cómo es el proceso de certificación?

El proceso a grandes rasgos puede ser el siguiente:

  1. El propietario del inmueble se pone en contacto con un técnico competente.
  2. El técnico realiza
  3. Se registra el edificio.
  4. Se emite el certificado energético y la etiqueta.

¿Cuántos tipos de certificados hay?

Hay tres tipos de certificados: en fase de proyecto, edificio termiando y edificio existente. Pero no son tres certificados diferentes. Sino que son los certificados para cada momento del edificio.

  • Certificado en fase de proyecto: se realiza con el proyecto. Es la letra que queremos que tenga el edificio si se construye tal cual está en el proyecto.
  • Certificado de edificio terminado: durante la construcción de un edificio pueden haber cambios. Todos esos cambios se recogen en la documentación final del proyecto. Y por ello también se hace un certificado nuevo que recoja exactamente cómo ha quedado el edificio.
  • Certificado para edificios existentes: en este caso el certificado se realiza para un edificio que estaba ya construido, y que no tenía un certificado previo.

¿Quién debe registrar el inmueble?

Es obligación del propietario del inmueble realizar dicho registro. Suele ser un registro telemático (a través de Internet). También suele incluir tasas que varían en función de la comunidad autónoma y del tipo de inmueble.

El trámite puede ser algo complicado. Sobre todo la primera vez que se hace. También incluye la introducción de muchos datos de carácter técnico. Es por ello que el propietario generalmente delega mediante documento escrito este trámite en el técnico que ha redactado el certificado.

Y para acabar ¿cuánto dura el Certificado?

Los certificados duran 10 años. A partir de ahí hay que revisarlos. ¿por qué? porque pueden haber cambiado las condiciones (reformas en la casa, nuevas instalaciones) y también porque puede haber cambiado la normativa o las herramientas para calcular la calificación energética.

Más información sobre certificación energética en nuestro estudio de arquitectura, si desea un certificado energético no dude en ponerse en contacto con nosotros, o bien puede pasarse por el estudio.